Tiene dolor? Pues aún estoy aprendiendo como tratarle

El dolor afecta al 20% de adultos, 1/3 de los afectados padecerá “dolor crónico” durante gran parte de su vida –más de 20 años en muchos casos-.

El dolor afecta directamente en la disminución de calidad de vida de muchas personas, la detección del grado de afectación es una de las asignaturas pendientes en nuestro sistema sanitario, no tanto en el diseño las “herramientas de percepción subjetivo de dolor” como en su uso en la atención primaria y especializada. La no universalización de los test que nos indican el grado de disconfort de los pacientes, es un hándicap importante para el tratamiento posterior y esto se traduce en un abordaje menos certero con consecuencias negativas para la calidad de vida del paciente y también desde la perspectiva económica.

Desde el punto de vista económico se estima que el dolor cuesta al propio sistema público más de 30.000 millones de € anuales en toda Europa y solo en España, el impacto sobre las bajas laborales es superior a los 350 millones de € al año.

Los problemas vienen derivados de un trabajo muy fragmentado donde los equipos multidiciplinares no están funcionando -la coordinación entre niveles asistenciales es baja-, una mala percepción del grado de dolor real subjetivo del afectado –donde se conjuga el síntoma y la experiencia emocional- y un manejo insuficiente y temeroso del arsenal terapéutico existente por parte de los profesionales.

Actualmente el dolor se trata mal en un 50% de los casos por:

-Desconocimiento del verdadero arsenal terapéutico por parte de muchos profesionales

-Resistencias de familiares y pacientes

-Temor a los efectos de los derivados opiáceos

En consecuencia, es importante mantener los siguientes principios ante un tratamiento de dolor:

  • No infravalorar el dolor de un enfermo
  • Identificar el origen del dolor y decidir si será útil administrar fármacos analgésicos
  • Administrar analgesia a horas fijas, no a demanda
  • Pautar medicación de rescate
  • Analgesia escalonada
  • Individualización de dosis
  • Utilizar preferentemente la vía oral
  • Utilizar preparados de composición única
  • No asociar fármacos del mismo grupo

Hemos de avanzar en el abordaje del dolor, una de los principales exponentes de disconfort, incapacidad y limitación de la vida laboral, profundizar en su conocimiento hará que seamos más eficientes y efectivos con nuestros pacientes y menos temerosos a la hora de implantar un tratamiento certero.

Medicamentos y seguridad, Pacientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>