Movimientos antivacunas: No tiene usted opción, lo vacuna sí o sí

En nuestro entorno está creciendo el número de personas perteneciente al “movimiento antivacunas”, gente que sigue el falso mito de que las vacunas representan la inevitable obligación de tener que pasar la enfermedad –para que el cuerpo accione su propio mecanismo defensivo- y eso conlleva un riesgo, a su vez, ante un entorno de enfermedades erradicadas por este importante avance preventivo, nos encontramos que “los miedos” se centran en el falso mito de los efectos adversos de algunos procesos vacunales.

Si aquí le unes una corriente muy propensa a seguir “lo natural” –el propio cuerpo responde defensivamente a todo sin necesidad de estimulación externa- y con una aversión patológica a “lo químico”, estamos frente a un peligroso concepto que puede tener consecuencias nefastas, no solo para la persona a la que se niega la inmunización activa, sino para el resto de la población.

Los grandes avances sanitarios y asistenciales que nos llevan a la positiva progresión de “aumentar cada día que pasa 6h a la esperanza de vida”, puede verse frenado en un entorno con personas que desarrollen enfermedades históricamente erradicadas. Por mucho que haya un porcentaje elevado de población inmunizada de una determinada enfermedad, no es lo mismo convivir con personas a tu lado que han desarrollado o están desarrollando la patología que no.

Paralelamente, nos fijamos que este tipo de “movimiento intelectual, conceptual, poco organizado pero creciente” es más propio de entornos desarrollados, de países que tienen un sistema sanitario capaz de dar cobertura a una situación adversa de salud “más propia de tu irresponsabilidad que de las características adversas del entorno” y…claro, es más fácil filosofar con la barriga llena, con la certeza de que tendrás detrás de tu “moderna, natural e intelectual decisión” un modelo asistencial que te dará cobertura, pero, que pasa en los países subdesarrollados? Que sería de ellos sin políticas más o menos estructuradas de inmunización masiva? Es fácil, la disminución de la esperanza de vida, el aumento de la morbi-mortalidad y el peligro de intercambio constante de individuos susceptibles de enfermar a través de los fenómenos migratorios.

Hemos de ser más firmes en el concepto de “obligatoriedad” vacunal, sobretodo en entornos de escolarización –donde tendría de ser condición obligatoria el calendario vacunal, con controles sistemáticos de su cumplimiento- y entornos de vulnerabilidad debido a la situación sanitaria de los individuos.

“Ya me lo pensaré si lo vacuno…no señores no, los vacuna! No tiene opción, no tiene elección, porque no está decidiendo por usted y su hijo, es una decisión para todos”

 

Pacientes, Reflexiones sobre la Farmacia y los Sistemas Sanitarios

3 responses to Movimientos antivacunas: No tiene usted opción, lo vacuna sí o sí


  1. Inés Bajo

    Justo ayer (o antesdeayer) lo decía en twitter, yo pondría a los niños vacunados de los no vacunados en salas de espera distintas, clases distintas…

    ¿Que los niños no tienes la culpa de tener unos padres irresponsables e ignorantes? Por supuesto, pero es que los que el resto de niños no tiene por qué contagiarse.

    Y otra cosa, el gasto sanitario que generen cuando caigan enfermos (pobres…) que corra a cuenta de sus padres

    Lo siento, no soy nada tolerable en esta cuestión, pero juro que soy buena persona ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>