Recortes, Industria Farmacéutica, I+D…esto de la economía son vasos comunicantes

La actual coyuntura económica obliga a España a ejercer un sobreesfuerzo que nos acerque a los compromisos macroeconómicos adquiridos. Una disminución de 5 puntos del déficit, es el indicador que todos tenemos en la cabeza, un reto, que ningún país ha conseguido alcanzar y que por lo tanto, requiere –al menos para acercarnos a él- de apuestas arriesgadas que incidan en los elementos clave de la recuperación económica acelerada.

En el siguiente post, nos fijaremos en un sector, el de la Industria Farmacéutica, uno de los pilares fundamentales para la mejora económica del país: Alta productividad, fuente de empleo cualificado, fuente de empleo indirecto, dinamismo exportador (4,8% de las exportaciones totales en 2010) y lo más importante, principal generador de I+D -elemento clave en cualquier país para poseer una buena salud económica-.

La recuperación económica necesita de un marco de visión a medio y largo plazo para poder encarar el presente con garantías y seguridad  y el principal indicador que puede ayudarnos a avanzar en la recuperación real. Parte de esta recuperación pasa, sin lugar a dudas, por cuidar y fomentar la I+D, caballo de batalla de cualquier modelo de estabilidad y prosperidad económica.

Si nos centramos en la I+D, podemos decir que la Industria Farmacéutica es la principal inversora y generadora con un 21,7%, seguida de lejos por la industria aeronáutica y espacial con un 9,5% y la industria del motor con un 9,3%.

Si cuantificamos el empleo de gente que está trabajando en I+D en España, el 40,5% de estos empleos están relacionados directamente con investigación y desarrollo focalizado y dedicado a la industria del medicamento.

Si hablamos de la Salud como sector y motor de generación de ocupación y movimiento económico, diremos que la investigación biomédica representa casi la mitad de la I+D de nuestro país y paralelamente y con una relación muy directa, la Industria Farmacéutica supone más del 20% de la I+D industrial.

Paradójicamente, el sector sanitario es el más castigado con las medidas de restricción, lo que tiene 2 lecturas: Menor contribución al pilar fundamental del Estado del Bienestar y desaceleración de la recuperación económica al debilitar uno de los sectores fundamentales para mejorar un indicador clave de recuperación: la I+D.

Es por eso que la falta de inversión en Salud (hay CCAA cuyo presupuesto en Farmacia se agota en el 3er trimestre del año) tiene consecuencias más allá de las asistenciales, también económicas, el ahorro que se produce se pierde por otro lado porque no nos equivoquemos, esto de la economía son “vasos comunicantes” y cualquier decisión tiene repercusiones macro que hay que evaluar, la visión de compartimentos estancos es muy cortoplacista e irreal.

Reflexiones sobre la Farmacia y los Sistemas Sanitarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>