Medicamentos: Hemos de adecuar la contribución del paciente

 

La Sanidad que se define como pública, universal y gratuita se plantea el interrogante de la sostenibilidad. Concretamente, las miradas se centran en los medicamentos por ser éstos los que más recursos sanitarios consumen.

 Entre las causas destacamos:

 -      El incremento del número de personas cubiertas por el sistema sanitario.

-      El envejecimiento de la población y el aumento de la esperanza de vida.

-      El incremento del número de recetas por paciente.

-      La gran variabilidad en la prescripción en las diferentes CC.AA. y ausencia de indicadores de seguimiento y guías de prescripción en un gran número de ellas.

 Muchos países en Europa ya están aplicando el modelo de costes compartidos a los beneficiarios del sistema público de salud para el acceso a la prestación farmacéutica.

En España, la contribución del paciente en el coste de medicamentos ha disminuido considerablemente en los últimos años. Así, la contribución efectiva en 1990 era del 11% del precio del medicamento, en el 2000 era del 7,1% y en el 2010 oscila entre el 5,4-5,8%.

La contribución del paciente en los costes en España es de las más bajas de los países analizados junto con la de Grecia, Portugal y Luxemburgo.

Al alto número de personas cuya aportación es 0 -pensionistas-, hemos de sumar la “aportación reducida” de muchos medicamentos con receta de “activos”, con una aportación del 10% con un tope de 26,4€, a partir de esa cantidad, el pago será fijo y se establece en 2,64€.

Con este nivel de aportación, la sostenibilidad del sistema -a pesar de la infinidad de medidas que se están llevando a cabo- tiene grandes desequilibrios y una alta posibilidad de quiebra.

En estos momentos difíciles, donde se ha de mejorar la eficiencia y los resultados, con la utilización de menos recursos, adecuar los niveles de aportación -mal llamado copago- de los ciudadanos, es clave.

Y también sería necesario:

-Individualizar la aportación según el nivel de renta (controlando y optimizando la gestión del proceso), buscando fórmulas que situen el nivel de aportación a las necesidades reales del sistema para una buena contribución dentro de la estrategia global de sostenibilidad.

-Adecuar la aportación mínima en medicamentos con aportación reducida.

-Seleccionar aquello que se financia en beneficio del abordaje de patologías clave dentro de los inidcadores reales de riesgo de morbi-mortalidad…

Estas serían algunas de las acciones que hay que emprender…pero para todo ello se necesita una gran voluntad política y un consenso entre partidos para priorizar un sistema equitativo, eficiente y sostenible. Mientras el mal llamado “copago” sea moneda de cambio y de enfrentamiento político, difícilmente conseguiremos adecuar económicamente el Sistema Sanitario de calidad y eficiencia que todos deseamos mantener.

Sostenibilidad del Sistema Sanitario

2 responses to Medicamentos: Hemos de adecuar la contribución del paciente


  1. Esta entrada no la pude comentar en su día, y eso que escribí un sermón importante. Quería darte la razón sobre las incongruencias de la aportación en muchos medicamentos: Varidasas a 6.21 con un 10% de aportación, Antihipertensivos combinados/No combinados, cantidad a pagar cuando la aportación es mínima… Y así podríamos estar un día entero sacando a la palestra situaciones a mejorar para evitar hablar de copago con tanta ligereza como se hace en algunos foros.
    Otra de las propuestas que siempre he defendido, y que con la receta electrónica es más fácil de implementar, es el hecho de que si un paciente acude a las 4:00 a.m. a urgencias y no retira la medicación hasta pasadas (pongamos un tiempo prudencial) 36 horas se le penalice, ¿para qué ha ido a urgencias? ¿para ahorrarse la cola?
    Genial entrada, como siempre un punto de vista muy acertado.

  2. PregunTom

    Sólo hacer una apreciación, siempre se da por hecho que la aportación del paciente se debe adecuar a su nivel de renta, independientemente del nivel de servicios prestados. Parece lógico desde el punto de vista del que más tiene, más debe aportar. Pero esa lógica hace que este tipo de personas, las que siempre cotizan por encima de los que no lo hacen, sean las que estén siempre sosteniendo el sistema y dudando si merece la pena pagar el extra que se le pide por el servicio solicitado. Estamos contínuamente exponiendo a la sociedad a la lógica del que nada tiene lo merece todo, y del que el que no se esfuerza debe ser socorrido. Frente a eso, planteo una cobertura de mínimos, gratuitos pata el que tiene un nivel de renta bajo o nulo, pero inferior en prestaciones al que puede conseguir alguien que aporta y mantiene todo el sistema, incluyendo al de mínimos. El sistema iría subiendo en aportaciones y calidad conforme al nivel de renta. Quizás de esa manera se desestimulara la perversa manía de disponer de todos los recursos del sistema con una mínima o nula aportación, que se ha inculcado por los políticos como un derecho inalienable de toda la población, y que a todsas luces está haciendo inviable el sistema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>